Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Mida sus Esfuerzos

c1650_5-habitos-para-una-buena-salud

Para estar en forma, ¡no hay que cansarse mucho! Es algo que parece evidente; sin embargo a veces nos forzamos demasiado y luego nos sorprendemos porque estamos cansadas. Cada persona tiene sus propios límites; usted debe identificar y respetar los suyos.

Aprenda a conocerse

Algunas personas son capaces de acumular noches en blanco y llegar por la mañana a la oficina tan frescas y despiertas; otras, en cambio, se presentan con ojeras y se caen de sueño por haberse desvelado un poco más de lo acostumbrado. Y es que no todos tenemos la misma resistencia al esfuerzo. Si bien con algo de entrenamiento podemos llegar a mejorar nuestro rendimiento, no es posible modificar nuestra naturaleza de manera radical. De modo que, para evitar la fatiga inútil, es importante aprender a conocerse.

Establezca su ritmo ideal

  • Empiece por respetar lo que ya sabe de usted mismo. Por ejemplo, si es de las personas que se acuestan temprano y necesitan dormir, evite acumular salidas nocturnas durante la semana y cuando programe alguna salida inusual, procure no cansarse el día anterior.
  • Aprenda a observar para establecer su ritmo ideal. Tome  una libreta y anote, por ejemplo, las horas en que siente sueño o hambre, o los momentos del día en que las ideas están muy claras o, al contrario, muy confusas; el número de horas que necesita dormir, los esfuerzos físicos que requieren sus actividades diarias. Seguramente se sorprenderá.

Para medir sus esfuerzos, es necesario aprender a hacerse respetar. Si necesita tomarse su tiempo para trabajar eficazmente, no permita que los colegas con mayor resistencia que usted la obliguen a realizar jornada de trabajo muy intenso.

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *