Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Los Ciclos Naturales del Cuerpo

ciclos_natural_del_cuerpo

¿Qué son esos ciclos? ¡La mayoría de las personas ni siquiera se han enterado de que existen! Sin embargo, los ciclos fisiológicos han sido estudiados ampliamente

 

Por científicos como el sueco Are Waerland, por T. C. Fry, del American College of Health Science, por el psicólogo Gay Gaer – Luce en sus escritos sobre los relojes biológicos y por miles de investigadores y científicos que se han ocupado de los ritmos del funcionamiento del organismo. La información proviene de estas fuentes es la base de que la capacidad humana para procesar sus alimentos se funda en el funcionamiento eficaz de tres ciclos regularmente cotidianos.

Estos ciclos se basan en funciones corporales bastante obvias. Para expresarlo con la mayor simplicidad posible, digamos que diariamente ingerimos alimentos (apropiación), absorbemos y usamos parte de ellos (asimilación) y nos libramos de los que no usamos (eliminación). Aunque cada una de estas funciones está, en alguna medida, continuamente en marcha, cada una de ellas se intensifica durante ciertas horas del día.

  • APROPIACIÓN (ingesta y digestión) Del mediodía a las 8 p.m.
  •  ASIMILACIÓN (absorción y uso) De las 8 p.m. a las 4 a.m.
  •  ELIMINACIÓN (de desechos corporales y restos de alimentos) De las 4 a.m. al mediodía

Allí donde el condicionamiento cultural impone un horario de comidas, los ciclos se adaptan espontáneamente a la situación y se produce un natural desplazamiento de horarios de nuestros ciclos.

Nuestros ciclos corporales pueden llegar a resultar evidentes con solo prestar atención a cómo actúa nuestro cuerpo. Es obvio que comemos (nos apropiamos) durante las horas de vigilia, y si postergamos la hora de la comida, el hambre tiende a ir en aumento a medida que transcurre el día. Cuando dormimos y el cuerpo no tiene que hacer ningún otro trabajo manifiesto, esta asimilando lo que tomo durante el día. Por la mañana, cuando nos despertamos, tenemos << mal aliento>> y, en ocasiones, la lengua sucia porque el cuerpo está en mitad del proceso de eliminación de lo que no fue usado, de los desechos corporales.

¿Has notado alguna vez lo que sucede cuando cenas tarde? Al despertar te sientes atontado, porque se ha interrumpido el proceso de la asimilación, que se produce después de que la comida ha salido del estomago. Fisiológicamente, nuestro cuerpo quiere comer temprano por la noche, de manera que puedan pasar por lo menos tres horas el tiempo necesario para que la comida salga del estomago, y el ciclo de asimilación pueda empezar a su hora.

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *